Archive for the ‘Bon Jovi’ Category

Bon Jovi: «Me importa una mierda vender todas las entradas»

Miércoles, octubre 31st, 2007

Jon Bon Jovi está de vuelta de todo después de más de 23 años dedicándose a la música. Tanto es así, que el cantante de Bon Jovi asegura tajantemente que le importa “una mierda” si cuelga el cartel de ‘No hay entradas’ en los conciertos que tiene programados o no, porque es “a lo que me dedico”. “Es sólo un trabajo y me pagan bien por hacerlo”, asegura el cantante, que, después de haber vendido más de 130 millones de discos en todo el mundo con su banda, prefiere dedicarse a su mujer, sus hijos y su casa.

A sus 45 años, Jon Bon Jovi ha superado las clásicas crisis de la madurez, aunque confiesa que le costó lo suyo. Al parecer, el cantante, inmerso en ese duro proceso existencial, se trasladó a Malibú (California) y empezó salir con viejas glorias del rock.

“Había alcanzado lo que quería y fue como *esto es todo? esto apesta”, explicó Jon Bon Jovi en declaraciones a la revista ‘Best Life’ recogidas por Otr/Press. Fue su primer hijo, Jesse, el que en 1993 le hizo volver a la realidad.

Quizá por eso y por los casi 24 años que lleva tocando con Bon Jovi y en solitario, el músico está curado de espanto y ya no le preocupa las entradas que venda en cada uno de sus conciertos. “Me importa una mierda vender todas las entradas durante 10 noches en un concierto.

Es simplemente lo que hago. Es sólo un trabajo y me pagan bien por hacerlo”, asegura, antes de añadir que “tengo que llevar una camiseta y unos vaqueros sucios, pero no me importa una mierda el resto, porque es algo superficial, tío”.

Así, el músico asegura que lo importante para él ahora son sus hijos y lo que suceda en su casa, y lo demás, le da igual. En todo caso, admite que no es especialmente hábil en el hogar, pues “si la bombilla se funde, tiro la lampara, yo no sé arreglar nada, soy un cantante”.

Para compensar esta falta de habilidad en las pequeñas chapuzas del hogar, Jon Bon Jovi prodiga buenos consejos: “Hay tres cosas que siempre le digo a mis hijos: nunca salgas de casa sin tus gafas de sol; no empieces tu día sin un café; y nunca, nunca, te compres una furgoneta”.